Tras el ascenso del líder socialista Nicolás Maduro en 2013, la economía en Venezuela se contrajo aproximadamente 77,3 por ciento, alcanzando el PIB niveles no vistos desde 1963. También experimentó una disminución de 71,7 por ciento en su PIB potencial -o, el nivel de PIB que podría alcanzarse si los recursos de capital y trabajo se utilizaran plenamente.

¿Puede considerarse que Venezuela está «arreglada»?

A partir de noviembre de 2017, el país experimentó una de las espirales hiperinflacionarias más largas y perniciosas en la historia económica de América Latina. Para septiembre de 2022, los precios en Venezuela experimentaron un aumento acumulado de aproximadamente 144,3 mil millones por ciento desde noviembre de 2017, habiendo alcanzado un pico en enero de 2019, cuando la inflación registró un aumento de 2,7 millones por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior.

En términos de empleo, el número de venezolanos que trabajan en el sector informal se disparó un 16 por ciento entre 2013 y 2020, con 5. 3 millones de personas en el sector informal en 2013 y 6,1 millones de personas en el mismo sector al final del primer semestre de 2020.

Las mujeres en particular se han visto afectadas por este cambio estructural en el mercado laboral, con un 30 por ciento más de mujeres trabajando en el sector informal en el primer semestre de 2020 que en 2013, es decir, 2,5 millones de mujeres a mediados de 2020 en comparación con 1,9 millones de mujeres en 2013.

Desde el inicio de la pandemia, la economía venezolana ha mostrado signos de recuperación

De hecho, en los últimos meses se han publicado en Internet numerosos artículos y mensajes en las redes sociales en los que se propone que Venezuela podría estar «arreglada»-«Venezuela se arregló». En 2021, como parte del discurso presidencial anual ante la Asamblea Nacional (conocido en Venezuela como «Memoria y Cuenta»), Maduro anunció que la economía venezolana había crecido al menos un 4 por ciento ese año.

También informó que, en términos de demanda agregada, el consumo de los hogares, el gasto de consumo del gobierno, la inversión y las exportaciones no petroleras habían aumentado en 4,9 por ciento, 8,7 por ciento, 3,1 por ciento y 4,9 por ciento, respectivamente

Desafortunadamente, el Banco Central no ha publicado información estadística oficial completa y actualizada sobre el desempeño económico de Venezuela desde octubre de 2019, lo que hace que las afirmaciones de Maduro no sean verificables.

Adicionalmente, si bien la tasa de aumento de los precios en Venezuela se ha desacelerado significativamente, el país continúa experimentando una inflación anualizada en el rango de los tres dígitos.

Presentaremos datos que pretenden capturar la realidad del desempeño económico de Venezuela

Considerando un contexto externo caracterizado por una significativa incertidumbre como resultado de los altos niveles de inflación en Estados Unidos y un aumento de las materias primas (especialmente el petróleo) debido a la invasión rusa en Ucrania.

Desempeño de Venezuela 2021

El fin de la caída libre económica del país, crecientes niveles de desigualdad y sin bases para una recuperación duradera.

Mientras el régimen de Maduro indicó que el consumo privado creció 4,9% en 2021, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) encontró que el consumo de alimentos de los venezolanos en términos reales per cápita disminuyó en ese mismo año entre 2% y 13% dependiendo del grupo de ingreso del hogar.

Como se observa en el Gráfico 1

Según el estudio de la ENCOVI 2021, 94,3 por ciento de los hogares encuestados reportó padecer inseguridad alimentaria de leve a severa, lo que representa un aumento de 0,9 puntos porcentuales con respecto a 2020, con un incremento de 1,2 puntos porcentuales en los hogares con inseguridad alimentaria severa, lo que indica que los hogares han tenido que reducir la cantidad consumida o dejar de consumir uno o más rubros de su dieta diaria.

Venezuela
Gráfico 1. Porcentaje de familias en situación de inseguridad alimentaria en Venezuela (porcentajes) Fuente: Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) 2021.

Como se observa en el Gráfico 2

Todos los grupos de ingreso reportaron haber tenido que reducir su consumo de alimentos, siendo los hogares en pobreza extrema los que reportaron la mayor disminución en el consumo de alimentos con 13,3%.

Además, cabe señalar que los hogares en pobreza no extrema gastaron 137 por ciento más en alimentos que los de la categoría de pobreza extrema, mientras que los de los estratos de no pobreza gastaron 214 por ciento más en comparación con los estratos de pobreza no extrema, lo que refleja importantes desigualdades en el consumo.

VENEZUELA
Gráfico 2 Consumo de alimentos (US$ per cápita) Fuente: Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida (ENCOVI) 2021.

Como se observa en el Gráfico 3

en cuanto a la redistribución del ingreso, el índice de Gini de Venezuela 2021 fue de 0.567, donde 0 representa la perfecta igualdad y 1 la máxima desigualdad.

Si bien el coeficiente de Gini de 2021 es menor que el coeficiente del país en 2017 -año en que comenzó la hiperinflación en Venezuela-, aún se encuentra por encima del 50%, lo que significa que el estrato más rico del país se quedó con aproximadamente el 60% del ingreso total de la población. Adicionalmente, entre 2020 y 2021, se observa una tendencia al alza en los niveles de desigualdad, ya que el índice de Gini aumentó en 14,55%.

Venezuela
Gráfico 3. Índice de Gini para Venezuela Fuente: Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) 2021.

Además de los crecientes índices de informalidad, la situación laboral en Venezuela puede resumirse de la siguiente manera:

Existe una baja participación en el mercado laboral, con sólo 53,8% de las personas entre 15 y 64 años participando, lo que significa que alrededor de 8,8 millones de adultos en edad productiva no generan ingresos autónomos y se encuentran en situación de dependencia.

A pesar del aumento de los salarios ofrecidos por el sector privado en 2022, siguen siendo bajos en relación con otros países de la región. Según estimaciones recientes, la remuneración promedio del sector comercio y servicios en el Área Metropolitana de Caracas (capital del país) alcanzaba apenas US$ 116 mensuales en abril de 2022, cifra 76% inferior al costo de la canasta básica familiar que cubre las necesidades calóricas esenciales de un hogar, que en ese momento rondaba los US$ 480,92 mensuales.

A modo de comparación, el salario mínimo mensual en otros países de la región incluye: US$ 310 en Argentina, US$ 396 en Chile y US$ 244 en Colombia.

Los salarios en el sector público continúan siendo extremadamente bajos; un empleado promedio recibe un ingreso de US$ 21 por mes, lo que representa un 82% menos que en el sector privado.

Las remesas sostienen los gastos básicos de muchas familias en Venezuela. Sin embargo, sólo el 24,3% de la población las recibe, y en promedio rondan los 65,8 dólares mensuales. Cabe destacar que esta cifra es superior al salario de un empleado público, pero inferior al de un empleado del sector privado.

En cuanto a las inversiones

El 41 por ciento de las empresas encuestadas por CONDINDUSTRIA respondieron que la mayoría de las inversiones realizadas estaban relacionadas con la reposición de existencias.

Con un 37 por ciento, el segundo tipo de inversiones más citado por las empresas fueron las necesarias para el funcionamiento de las mismas.

Sin embargo, 42 por ciento de las empresas encuestadas indicaron que no planean realizar inversiones en ninguna otra categoría debido a las limitadas fuentes de financiamiento, los bajos niveles de ventas como resultado de la baja demanda de los consumidores y los altos costos laborales.

Los resultados de Venezuela en 2022: «recuperación» en un entorno muy incierto

A pesar de la moderada recuperación económica experimentada a nivel global en 2021, en su más reciente informe Perspectivas de la Economía Mundial, el Fondo Monetario Internacional estima que para 2022 este favorable desempeño experimentará una desaceleración.

Esto se debe en parte a la recesión económica que se espera tenga lugar en China como consecuencia de los recurrentes brotes de COVID-19 y los consiguientes confinamientos en las ciudades más importantes del país. También se debe en parte a la recesión que se espera en Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania por parte de este país, que comenzó en febrero de este año.

En Venezuela, según cálculos del Observatorio Venezolano de Finanzas, la actividad económica del país fue 12,3 por ciento mayor en el primer semestre de 2022 que en el mismo período del año anterior, impulsada por un aumento de 29,8 por ciento en la producción petrolera entre junio de 2021 y junio de 2022.

Es probable que este crecimiento económico no sea sostenible

Porque está impulsado por factores exógenos como un aumento en los precios del petróleo causado por la invasión rusa a Ucrania. Este shock positivo para la economía venezolana solo podrá sostenerse si el país implementa un programa de estabilización creíble con políticas fiscales, monetarias y cambiarias claras.

Cabe destacar que para que la economía venezolana vuelva a tener el tamaño que alcanzó en 2013 -último año en que el país experimentó crecimiento económico- tendría que crecer a una tasa anual de 5,6% durante 29 años consecutivos.

En cuanto a la inflación

Desde 2019, Venezuela ha observado una desaceleración en las tasas de crecimiento de los precios, registrando incluso niveles de inflación mensual de un solo dígito a partir de 2021. Sin embargo, esto no significa necesariamente que el país haya salido formalmente del territorio de la hiperinflación.

De hecho, la economía venezolana todavía experimenta variaciones interanuales de la inflación de al menos tres dígitos. Otro aspecto a destacar es que el poder adquisitivo del dólar en Venezuela disminuyó en 35% con respecto a enero de 2021, debido al incremento de la inflación a nivel mundial y a los desequilibrios existentes en la economía venezolana.

La incertidumbre relacionada con la estabilidad del tipo de cambio

Asimismo, persiste en la economía venezolana la incertidumbre relacionada con la estabilidad del tipo de cambio; durante la semana del 26 de agosto de 2022, el valor del dólar presentado por el Banco Central de Venezuela aumentó diariamente en 12%, registrando una devaluación acumulada de 27% con respecto al mes de julio.

Esto se debe a que el Banco Central de Venezuela -controlado por el régimen de Maduro- ha reducido progresivamente su oferta de dólares al mercado cambiario, provocando que los bancos venezolanos que ofrecen divisas no realicen operaciones de venta, lo que ha ocasionado que los compradores migren al mercado paralelo donde la moneda nacional se depreció 23,2 por ciento, al pasar de Bs./US$ 6,95 a Bs./US$ 8,56 el 26 de agosto de 2022.

Es probable que la razón detrás de la reducción en la oferta de divisas por parte del Banco Central de Venezuela se deba a que en agosto de 2022 disminuyó la producción petrolera; esto es significativo dado que el petróleo representa más de dos tercios de las exportaciones del país.

En julio de 2022, la producción petrolera venezolana ascendió a 629.000 barriles diarios, lo que se traduce en una reducción de 13,5 por ciento con respecto al mes anterior.

Si bien los niveles de producción de agosto se han recuperado a los niveles de junio, la producción sigue siendo sólo una fracción de lo que era en 2013, durante el cual estaba más cerca de 3 millones de barriles por día.

VENEZUELA

En resumen

Lamentablemente la economía venezolana está lejos de estar «arreglada» como afirman varios funcionarios del gobierno. Ninguna de las mejoras económicas observadas parece basarse en soluciones a largo plazo que puedan inducir el periodo sostenido de crecimiento económico que el país necesita para recuperar su potencial.

Las mejoras actuales no sólo están impulsadas por factores externos, sino que también se producen a expensas de un mayor aumento de las desigualdades.

⬅️ Califica este contenido ✅

Por Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.