En varios órganos vitales de nuestro cuerpo está presente el agua. Por ejemplo, el 90 % del cerebro humano está constituido por este vital líquido.  Sin lugar a dudas, tener buenos hábitos de hidratación es de suma importancia, y esta verdad ha servido de inspiración para promover iniciativas a fin de educar a la población al respecto. Una de tales iniciativas es la Jarra del buen beber: te explicamos para que sirve.

¿Qué es la jarra del buen beber?

La jarra del buen beber es una guía que busca informar de manera gráfica a la ciudadanía, la cantidad diaria y la calidad de los líquidos a consumir para alcanzar y mantener niveles óptimos de hidratación para el correcto funcionamiento de los sistemas que componen el cuerpo humano.  Esta campaña de concientización fue implementada por la Secretaria de Salud de México y que se ha divulgado más allá de sus fronteras.

Gran parte de la población se ha habituado al consumo muy frecuente de gaseosas con un alto índice de azúcar, esto va en detrimento de la salud poblacional; siendo cada vez más comunes las afecciones renales, del sistema digestivo, diabetes y la obesidad. De allí la relevancia de dicha campaña que busca despertar la conciencia ciudadana para que puedan modificar e incluir las medidas saludables de hidratación.

Metodología detallada de la jarra del buen beber

Imaginémonos una típica jarra de agua: recipiente de forma cilíndrica, abombada en su base, provista de asa, cuello y pico. En esta representación gráfica de la jarra del buen beber, se demarcan seis niveles que ascienden desde su base. Los primeros (con mayor protagonismo) representan aquellos líquidos que aportan hidratación de calidad, mientras que en el resto se disminuye la calidad y por ende, la frecuencia de su consumo.

Primer Nivel

Este nivel se ubica en la sección de más amplia circunferencia de la jarra del buen beber, llegando a representar el agua potable. Esta no tiene sustituto, considerándose el único líquido indispensable de consumo diario para mantenernos vivos y saludables. Por ello, se recomienda la ingesta diario de 6 a 8 vasos de agua (tomando como referencia 240 ml por vaso).

Consumo necesario de agua potable

Esta recomendación equivalen unos 2 a 3 litros diarios. Sin embargo, se ha dicho que existen ciertos factores que es bueno tomar en cuenta para determinar la cantidad de agua a consumir, como: la edad, sexo y ciertas patologías.

Segundo Nivel

Leche descremada y de soya

Este nivel abarca una franja empezando el cuello de la jarra del buen beber. Esta incluye la leche semidescremada, descremada y de soya, sin azúcar añadida en su preparación. El consumo de lácteos nos aporta las proteínas, vitaminas y el calcio necesario. La metodología recomienda el consumo de 0 a 2 vasos diarios. Se incluye el cero, ya que de seguir una dieta equilibrada, se puede prescindir de éstos.

Tercer Nivel

Café y te

Abarca una franja contigua a la anterior, pero de mayor grosor. Acá están incluidos el café y té. Son muchos los beneficios de consumir té, ya que estos poseen propiedades antioxidantes así como vitaminas, fibra, minerales y lo mejor es que no contienen calorías. La jarra del buen beber recomienda la ingesta de estos dos, distribuidos entre 0 y no más de 4 tazas diarias.

Cuarto Nivel

bebidas light

Ya en la parte más angosta del cuello de la jarra del buen beber se ubican todas aquellas bebidas light endulzadas de manera artificial (ciclomato, asparmato, sucralosa). Aunque estén libres de calorías, éstas no aportan ningún nutriente de valor para nuestro organismo.  A las cuentas, su consumo debería ser esporádico, no recomendándose bajo ningún concepto el consumo en niños.

Quinto Nivel

bebidas con alto índice calórico

La penúltima franja de la jarra del buen beber esta engloba todas aquellas bebidas con alto índice calórico y por ende, con limitados aportes alimenticios para nuestro cuerpo: jugos de frutas endulzados, bebidas con niveles de alcohol y la leche entera. La propuesta indica no consumir en absoluto ninguna de ellas y de hacerlo, como máximo ½ vaso diario.

Sexto Nivel

bebidas con alto índice de azúcar

Llegamos a la última pequeña franja que desemboca en el pico de la jarra del buen beber, en donde se catalogan la totalidad de refrescos y otras bebidas con alto índice de azúcar. Lo mejor sería no consumir las mismas, y si no quedara más opción, solo en muy pequeñas cantidades y de frecuencia esporádica.

Utilidad de la jarra del buen beber

La sola visualización de la jarra del buen beber nos motiva a reevaluar nuestros hábitos e incluir la ingesta diaria de líquidos de calidad y en la cantidad adecuada. Nos enfatiza que el agua potable es necesaria para nuestro cuerpo y que en conjunto con una alimentación adecuada, contribuirán de manera efectiva a nuestra salud y bienestar. Recordando que solo son recomendaciones, cada organismo tiene necesidades particulares.

⬅️ Califica este contenido ✅

Por Jose

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.