La situación del mercado inmobiliario en Venezuela es bastante complejo, por ello comenzaremos dándote un ejemplo:

Pedro Pérez tiene un trabajo estable como ingeniero en una empresa petrolera de Caracas, él solo se atreve a soñar con comprar un apartamento. Esto queda en un sueño porque la inflación de Venezuela, que ya conocemos es la más alta del mundo, ha paralizado la financiación inmobiliaria.

Los bancos en Venezuela no ofrecen préstamos desde hace ya mucho tiempo, de tal modo que los aspirantes a ser propietarios tienen que pagar la propiedad en un solo plazo o en varios, si el vendedor se lo acepta de esta manera.

Para pagar debe utilizar transferencias bancarias y aunque parezca una locura, tendría que entregar incluso maletines llenos de dólares estadounidenses.

Mercado inmobiliario

La moneda nacional, el bolívar, se ha devaluado significativamente

Ha perdido el 73% de su valor frente al dólar en lo que va de año, y un solo dólar estadounidense cuesta ahora 11 millones de bolívares.

En la actualidad, el billete “verde”, o como se les dice en Venezuela “los verdes” aunque no son la moneda oficial, se usa ampliamente para pagar bienes y servicios en toda Venezuela y de manera sorprendente, es el único medio de pago aceptado en las transacciones inmobiliarias.

En Venezuela, el salario mínimo en la administración pública, después del aumento en mayo de 2021, equivalía a menos de dos dólares y para marzo de 2022, la subida que el Gobierno de Maduro decretó llegó casi a 40, repartidos en los 130 bolívares, más otros 45 de bono de alimentación.

Este dato indica que a los venezolanos les resulta prohibitivo alquilar y más aún comprar. Muchos adultos jóvenes, incluidas las parejas, no tienen más opción que seguir viviendo con sus padres mucho más tiempo del que habían planeado.

Sobre los préstamos de los bancos

La inflación de Venezuela, hace que los bancos no se arriesguen a conceder préstamos en bolívares, esto afecta al mercado inmobiliario. En el caso de que lo hagan, el plazo de devolución suele ser inferior a seis meses.

Tampoco hay tarjetas de crédito tienen disponibilidad ni para adquirir una entrada al teatro, por lo que es otro sueño poder usarlas como aval financiero.

El gobierno plantea que los bancos podían dar préstamos en dólares solo con el permiso del Banco Central, lo que lo hace solo un cuento de ficción o una misión casi imposible.

Ningún trabajo te paga eso

Los bancos venezolanos solo han concedido unos cuantos millones de dólares en préstamos a una población de unos 30 millones de personas.

De la cantidad total de préstamos, solo 840.000 dólares, o el 0,6%, fueron préstamos hipotecarios, según las cifras oficiales. Un economista venezolano dijo que se trata de una fuerte caída, antes de que un desplome mundial de los precios del petróleo hundiera la economía venezolana, muy dependiente de las exportaciones de crudo.

En este contexto podemos decir que Pérez tiene más suerte que la mayoría. Tras mudarse a la capital en enero, vivió un tiempo con su abuela, pero ahora alquila un apartamento con su novia, pagando altas sumas en dólares.

Los precios de los inmuebles

Los alquileres de apartamentos en un modesto suburbio de la capital parten de 150 dólares, según plantean los agentes inmobiliarios. Entonces por esto Pérez se considera afortunado. No sabemos cuánto gana, pero seguramente es más que el salario medio venezolano, de los que ganan mucho, que podría ser de unos 50 dólares al mes.

Un apartamento cuesta unos 50.000 dólares, como precio intermedio, pues los hay de menos valor en barrios sin servicios o de más valor en las zonas del este de la ciudad. Con la cifra que se menciona se puede comprar un piso de unos 74 metros cuadrados en un barrio de ingresos medios de Caracas.

Por muy barata que esté la vivienda, ningún trabajo te paga eso. Mucho menos podrás pagarlo en una sola cuota.

No hay cifras públicas sobre cuántos venezolanos viven en su casa hasta los 30 o 40 años, pero es un fenómeno ampliamente observado.

mercado inmobiliario
Es compleja la situación del mercado inmobiliario en Venezuela

Algo propio

Si bien comprar una casa sigue siendo un sueño lejano para la mayoría de los venezolanos, la adopción ansiosa, aunque informal, del dólar en el país como escudo contra la inflación ha dado al sector inmobiliario al menos un poco de impulso en los últimos dos años.

En 2019 crecimos cinco por ciento y esperamos cerrar con más de 20 por ciento en 2021, esto dijo Francisco López, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela.

Cómo hacer la transacción de compra

La mayoría de las transacciones, se realizan a través de transferencias de bancos extranjeros, aunque a los compradores se les puede exigir un depósito de hasta el 20 por ciento en efectivo.

Un número creciente de propiedades son compradas y vendidas en las redes sociales por agentes que ofrecen sus propias opciones de pago inicial, como exigir una inversión inicial de un tercio del precio de compra, con 11 meses para pagar el resto.

Y, por supuesto, están los usureros, que cobran un 15 por ciento mensual de intereses y exigen garantías que pueden triplicar el importe del préstamo a devolver.

Pérez todavía espera comprar “algo propio” algún día, y seguramente está incursionando en pequeñas inversiones como una forma de ahorrar algo de dinero.

Todos piensan que sería genial que hubiera un sistema de préstamos en dólares para que la gente que puede pagar las cuotas iniciales pueda obtener un crédito. Quizás esto sea un sueño en la actualidad. Todos desean que el mercado inmobiliario vuelva a la normalidad.

⬅️ Califica este contenido ✅

Por Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.